Es importante antes de ingresar a clases...

Que los alumnos comiencen el año escolar con muy buena salud, es un propósito que tanto padres de familia como los centros educativos deberían tener en mente. El aprendizaje depende, entre otros factores, de una adecuada capacidad visual y auditiva del niño. Si alguna de las dos llegara a tener limitaciones, esto conlleva dificultades en la manera como un infante recibe y procesa la información que le brinda el entorno, de allí la importancia de practicarle una serie de exámenes y valoraciones para garantizar que cuenta con la salud, bienestar, disposición y ánimo para iniciar con pie derecho sus retos académicos.

Programa de Prevención Auditiva Escolar

Audiometría

Para saber qué también está oyendo su hijo o alumno, es necesario realizar una audiometría. Se trata de una prueba audiológica y su objetivo es determinar el umbral mínimo de audición de una persona para cada una de las frecuencias e intensidades del sonido. Las frecuencias van desde los sonidos más agudos hasta los más graves (de 125 Hz a 8.000 Hz) y los niveles de intensidad se miden en decibeles de 0 a 110.

“Si la curva de audiometría da entre 0 y 20 decibeles, significa que la persona escucha muy bien. Si a un niño le hacen esta prueba y es normal, quiere decir que está recibiendo la información auditiva de forma correcta.

La buena audición garantiza un aprendizaje escolar correcto. A veces pasa que un niño escucha mejor por un oído que por otro y no es fácil de detectar este problema sin previo examen. De igual forma, puede tener un retardo en el lenguaje asociado a una disminución de la agudeza auditiva.

Equipo Utilizado

Nuestro propósito es brindarle una herramienta que colabore en la prevención y/o detección de problemas auditivos en los niños de edad escolar.

- Cabina portátil insonorizada certificada.

- Audiómetro computarizado.

- Personal Capacitado.

- Horario acorde a los requerimientos del colegio.

- Tiempo requerido de 8-10 minutos por alumno.

- Entregamos: Reporte por alumno y reporte global estadístico.

“A veces, los niños se rascan mucho los ojos y parpadean con frecuencia, por lo cual vale la pena examinarlos”

La valoración de los ojos, a través de un examen oftalmológico y de optometría es importante porque, muchas veces, un mal rendimiento escolar (niños que se saltan palabras o letras y leen despacio) puede ser causa de una mala visión. El primer examen oftalmológico de un niño sano se hace el primer año de edad y permite detectar anomalías congénitas del desarrollo visual, así como patologías adquiridas posteriormente. “El inicio de la escolaridad es un buen momento para hacer un segundo examen.